Los números de 2013

22/01/2014 at 9:18 pm (Info. del blog)

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 1.400 veces en 2013. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 23 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Permalink Dejar un comentario

Posesión retroactiva

04/12/2013 at 1:17 am (Pensamientos)

Cuando alguien llega a nosotros, nos implica unas responsabilidades por nuestra parte si queremos conservarlo. De ahí en adelante. Sin olvidar que aunque esté en nuestra vida no es de nuestra propiedad, Tejiendo hilos con una nueva madeja común sin entretejer el deshilachado pasado.

En cualquier tipo de relación, sea de amistad, familiar, laboral o de pareja, debemos saber que esa persona, que está presente por voluntad propia y que es libre de marcharse cuando guste y viceversa; nosotros tenemos los mismos derechos y deberes y libertad de permanencia. Tenemos que dar no sólo lo que nosotros queremos recibir, sino lo que la otra persona necesita, principalmente confianza y respeto. 

Antes de acusar, razonar; no sentir celos hacia una parte remota de su vida que si quiere nos cuenta, si no quiere, pues no. En caso de que lo haga, ser agradecidos por ello ya que no existe obligación por su parte (excepto en casos que nos pueda afectar a posteriori directamente sea en singular o en común).

Tampoco debemos hacer falsas promesas para que esa persona se acerque, ya que cuando la realidad se vislumbre, hará un efecto rebote de dimensiones kilométricas. Y encima puede que se confiara y sacrificara cosas por una ilusión. Será nuestra culpa. Pero como no llevamos nosotros la carga, que no nos importe… ¿no? No creo que sea la solución.

Muchas amistades y parejas se rompen por eso. La desconfianza crece. La ilusión de deshace y resulta un milagro resolidificarla. Y lo pagan los próximos que vengan. Lo que era una persona se acaba convirtiendo en un despojo, triste, vacuo y con una carga que le impide andar.

Vamos a intentar hacerlo al revés, a ver si así solucionamos algo.

Permalink Dejar un comentario

Frustración caduca

25/11/2013 at 1:23 am (Pensamientos)

¿Sabéis esas veces que sólo tienes ganas de gritar de frustración, de estar en un estado anímico inclasificable, de incomprensión del mundo? Te sientes como Wally en un libro abandonado en algún desván, que nadie consulta desde los noventa. Reposas al lado de libros del ojo mágico, juegos  de mesa a los que les faltan piezas y osos de peluche con un ojo descosido. Sientes que tu momento ha pasado, que te guardaron para la próxima generación a la que resulta que sólo le interesan las nuevas tecnologías.

Un día ves una luz, piensas que por fin vuelve a ser tu momento, el definitivo. Sólo se van, y se desprenden de los viejos recuerdos, ya no te necesitan, no te han necesitado y aún así estabas ahí, esperando. Aguantas la humedad, el polvo, el  tiempo necesario. ¿Todo para qué? 

Así te sientes. Y te resignas a que te tiren a la basura. Pero has tenido suerte, aunque aún no lo sepas. Resulta que no acabas en un apestoso cubo, si no que ahora resulta que el recuerdo de la felicidad hace que la gente busque este tipo de cosas, que aún las aprecian. Hay gente que aún sabe disfrutar lo auténtico. Sólo que son especiales, escasas, y tú aún no sabes eso. Quizá no sean las personas que creías que estarían toda la vida contigo, pero son las que realmente se esforzarán por encontrarte en vez de estar contigo porque querían un entretenimiento, como pudiera ser cualquier otro.

Paciencia, espera, vendrán. No se cuando, pero vendrán. No es el final, es una crisis temporal. No es fácil, es duro, es agobiante, pero acabará esta espera. Durante ese tiempo es posible que alguien te mire y diga que tienes una hoja doblada, o un garabato. Pero ese es tu encanto, tu experiencia. 

Permalink Dejar un comentario

Fantasmas cíclicos

01/10/2013 at 3:40 am (Pensamientos)

Nuestro pasado es lo que nos hace ser como somos, las experiencias nos escarmientan, nos forman, nos hacen adquirir conocimientos que en teoría han de servir para nuestros próximas encrucijadas siempre y cuando se asemejen a esa experiencia.

Pero, ¿hasta qué punto  debemos valernos de ello?. Si en vez de como una lección lo tomamos como una regla repetitiva, sin darnos cuenta de que en cada momento las propiedades varían, se convierten en un cepo que nos aprisiona y aún peor, nos impide avanzar. Principalmente cuando nos hace encontrar similitudes, pero los involucrados no son los mismos;  se nos olvida que cada persona es única y sorprendente, para bien o para mal. Pero en vez de reflexionar, cargamos con el muerto a quien no debemos, le acusamos de comportamiento ajeno sin darle oportunidad para demostrar el propio.

La experiencia nos deber servir para aprender, pero no para bloquear el futuro. No podemos anclarnos al pasado, porque nunca nada será igual, las circunstancias, las personas, el momento e incluso el lugar son muy propensos a ser diferentes, con que sólo cambie uno de estos factores, todo se modifica.

La conclusión, la moraleja de este cuento, niños; es que una cosa es valernos de lo vivido, atesorándolo, y otra muy distinta es obligarse a repetirlo en vez de dejar lugar a experiencias nuevas.

Permalink Dejar un comentario

Piedras pequeñas

19/09/2013 at 8:57 pm (Pensamientos)

Está bastante trillado eso de “encontrar el placer en las pequeñas cosas”, pero creo que mucha gente va de boquilla y hace lo mismo con eso que con la mayoría propósitos  de año nuevo o los “a ver si quedamos a tomar un café”.

Claro que hay grandes cosas, y muchas de ellas desfavorables, y más en los días que estamos, pero no me voy a cegar por ello como tantos otros que rebuznan quejas de que mal está eso de la crisis desde su recién-salido-al-mercado iPhone y acto seguido suben una foto de su GTA V (que nadie se sienta ofendido, sólo me refiero a los no coherentes, que el GTA V por lo poco que sé, está curradísimo). Niños y niñas, iros a alimentar a vuestro POU y dejad de restarle valor a los que realmente sí tienen problemas.

Ese inconformismo borreguil, que cojea de tres de sus cuatro patas y la última la tiene desencolada, aparte de estúpido resulta tremendamente egoísta. Por ejemplo yo no estoy en una de las mejores situaciones económicas de mi vida, de hecho, son bastante reducidas y por tener no tengo ni intimidad, pero oye, al menos tengo un techo, comida y ya lujos (sin ironías) como internet o un smartphone.

Incluso me puedo permitir algunos clichés bastante sanos y económicos como tener mi “sitio de pensar” o coger un día libre y no hacer absolutamente más esfuerzo que desplazarme de la cama al sofá o cambiar de canal.

Realmente las pequeñas cosas no son tan triviales, algunas de hecho, pueden ser verdaderos detonantes si fallan o se ausentan. Y es peor porque son bastante más complicadas de identificar que las de un tamaño mayor. Y más difíciles de explicar cuando las necesitas y están de novillos, como si no fuera la cosa con ellas. Es posible que al no apreciarlas se sientan menospreciadas y se vayan a dar un paseo. Se van todas juntas de huelga, que si falta una.. pues bueno… pero es que se ponen de acuerdo, son la mar de juerguistas y puñeteras.  Es como si hablaras de un amigo invisible, y al final eres una loca histérica que en realidad busca la cordura en lo en teoría, insignificante.  

Pero os recuerdo que las migas de pan que se comieron los pájaros, al sustituirlas por piedrecitas, guiarían a Hansel y Gretel a casa. No todas las piedras pequeñas sirven para meterse en los zapatos.

Permalink Dejar un comentario

Compartiendo el egoísmo

19/08/2013 at 9:39 am (Pensamientos)

Nuestra vista abarca la nariz, pero el cerebro tiende a obviarlo, será porque es molesto tener algo ahí en medio estorbando… Con la cantidad de gente que no ve más allá, me sorprende.

Todos tenemos a personas en nuestras vidas que son más importantes para nosotros que al contrario. Esperamos más y no lo recibimos. ¿De quién sería la culpa? ¿De ellos por esa carencia o nuestra por las expectativas? Pues depende de esta otra es partícipe o no de lo que se espera.

No es lo mismo llegar a incluso idealizar a alguien que no lo busca a que nos dibuje la línea de meta en la que aguardar a que llegue. Encima sin una silla, sin una botellita de agua… ¡Qué aburrimiento! ¡Que tiempo tan valioso se escurre por esa línea! 

Repito: ¿de quién es la culpa?. Claro está, si no das la oportunidad no sabes… Luego un malentendido, y después un fallo lo tiene cualquiera.  Es que soy así. Y quien espera desespera y empieza a desconocerse, porque está irascible y claro, ya no sabe si es falta de paciencia propia o exceso de tontería ajena. Y quien defrauda acaba harto y eso descoloca.

No es tan complicado, realmente es falta del expectante y confuso. Claro. Porque no te la han hecho una, te la han jugado más. ¿Qué esperabas? El resultado siempre va a ser el mismo, pero luego eres tu el desagradecido por no idolatrar esas excepciones en las que hizo lo esperado. No te fíes del listón que te ponga una persona cuando se vende, corres el riesgo de tener ganas de arrancarlo y darle en la cabeza con él.

Permalink Dejar un comentario

Miedo inexorable

18/08/2013 at 10:50 pm (Pensamientos)

No soy una heroína, nunca he pretendido serlo. He sido capaz de dejar todo, de cambiar todo, de buscar lo que necesito. Como bien decía en mi última entrada, estoy en ese punto intermedio en que has sacrificado lo que tenías y te queda aún la mitad o más del camino que recorrer. Y a pesar de que opino lo mismo que hace unas horas, que hace unos meses cuando empezó este torbellino, eso no quiere decir que no esté asustada.

El miedo no tiene por qué ser malo, pero confunde, desorienta y a veces, te sientes fuera de dónde deberías. Me consuela saber que es algo temporal, me enorgullece jactarme de que siempre salgo adelante, no obstante, lo creamos o no, es algo que todos hacemos. Seguimos. Nos lleve más o menos tiempo. Aquí estamos. No tiene tanto mérito, ¿O si?

Pese a ser una persona impulsiva, siempre que me paro a analizar lo que he hecho, veo más razones de las que podía creer a priori. Creo que nunca había cambiado mi vida tanto en tan poco tiempo, y ya es decir, conociéndome. Siempre he sabido que pegaría un cambio así, y a pesar de tener conocimiento de ello, no es tan fácil estar preparado. 

Hay una parte de mi a la que adoro, que me convence de que todo saldrá bien, que siempre es así, que me invita a examinar todo lo bueno.

Pero el miedo es irracional, incontrolable. ¿Quién no ha tenido miedo? Nos sucede incluso en las situaciones más favorables.

No me entendáis mal, en verdad, por muy rimbombante que suene, no me asusta tener miedo. En este año me he conocido más que en muchos otros tantos juntos. El temor nos hace reaccionar.  Es como ese familiar molesto sin el que las reuniones no serían lo mismo. Bienvenido, otra andanza más juntos. Aunque resultes incómodo, espero que sigas en mi vida.

Permalink Dejar un comentario

Poder imaginario

18/08/2013 at 6:58 pm (Pensamientos)

Este año está siendo de traca. Ya no se si mirar los cuatro meses y poco que quedan con temor, expectación, intriga o resignación. Descartaré el preguntar “¿y qué más puede pasar?” no sea que provoque y me lleve otra.

Para bien o para mal, este año he decidido que sea primordial mi bienestar emocional y psicológico, mi integridad, ya que he comprobado que no sabes  lo que puede ocurrir, hasta cuándo estarás aquí… Estar vivo no significa vivir.

Claro, que esto no lo puede hacer todo el mundo, cada cual por sus motivos. No voy a acusar a nadie de cobarde o de acomodado. Quizá mis expectativas no sean las mismas que las suyas, o mi percepción del bienestar y el sacrificio esté en otro punto. Me parece bien. Ojalá todos lleguen a ese punto, donde quiera que esté. Espero que lo encuentren.

No sé exactamente dónde está el mío, sé que aún me queda mucho por hacer, Creo que estoy en la parte intermedia,  que he sacrificado todo lo que tenía que sacrificar y que no estoy para tonterías. Ya no hay vuelta atrás. A veces retroceder es bueno, otras no. No todos los retornos son iguales, por ejemplo para mí, dejar una estabilidad, coger un trabajo de verano en el que salgo a las mil y gano dos duros;  y aguantar tonterías como si me fuera la vida en ello cuando me queda una semana allí, es un grandísimo paso hacia atrás, y por lo tanto, me marcho.  Siempre y cuando tenga la posibilidad y eso no signifique quedarme sin techo o alimento, obviamente. Soy afortunada. Quizá alguien que lo necesite más encaje mejor allí. Yo he estado ya en la situación de aguantar en un sitio porque no me queda otra, y no es agradable.

Que me llamen inmadura por ello sólo me provoca una sonrisa. Resulta irónico. Me parece mucho peor que te traten como un trapo creyendo que ejercen una especie de poder sobre una. Es como ver a un gato jugar con un ratón y sorprenderse si el roedor intenta escapar e incluso lo consigue.

El problema hoy en día es que como la cosa está como está, hay muchos que tienen que aguantar porque si ellos no lo hacen, hay otros tantos que lo harán, porque no queda otra; y eso les da un falso poder a seres ávidos del mismo. Si alguien destaca o simplemente se puede permitir el no aguantarlo, se revuelven, insulta, descalifican y acusan al otro de que todo el error es suyo. E incluso dan por hecho que estés allí trabajando no significa que tengas más formación o experienci de la que se requiere. Pataletas…

Permalink Dejar un comentario

Procrastinando expectativas

05/06/2013 at 1:31 am (Pensamientos)

Por las mañanas somos más altos que a la noche. Esto se debe a que cuando dormimos nuestros músculos se relajan y por lo tanto se expanden y a lo largo del día la gravedad, entre otras cosas va haciendo efecto. Con esto no quiero decir que si os queréis sentir más altos os midáis a primera hora, sino intentar hacer una pequeña introducción de lo que quiero explicar.

Reunimos fuerzas para hacer algo y luego mientras lo estamos haciendo nos sentimos empequeñecer, pero no por ello decrecemos, si no que ganamos más por esa sensación que nos da la adrenalina  Nos superamos y nos sentimos más grandes, más completos, más llenos…

Hacemos en exclusiva un buen sentido de la montaña que es el grano de arena y ponemos nuestra bandera en la cima, más satisfechos conforme más esfuerzo hayamos tenido que invertir.

Tenemos que estar listos. Cuanto más preparados más podremos esforzarnos y por lo tanto se amplificará el resultado obtenido. El miedo juega a la silla caliente con la plenitud en una simbiosis compleja y fascinante.

No es un temor molesto, ni un bloqueo, es la señal de que hago está por llegar con la nueva brisa de nuestra montaña.

Permalink Dejar un comentario

Animalismo sangrante

22/04/2013 at 10:22 am (Pensamientos)

Creo que la voy a liar un poquito…

Adoro los animales, de hecho,a lo largo de mi vida he tenido de muchos tipos, fueran míos o de mis hermanas: tortugas, peces, herbos, gatos, perros, conejos… No tengo más por falta de espacio. Soy socia de una protectora, y siempre que veo algo por las redes que necesite ser compartido al respecto, lo hago, véase adopciones y demás.

Pese a ser maquilladora, no trabajo en una empresa que experimente con animales y estoy orgullosa de decirlo. Estoy concienciada con el maltrato animal de sobra. Más que de sobra, para ser exactos.

Por eso me toca las chimbambas estar tranquilamente en mi facebook, por ejemplo, y encontrarme animales descuartizados, sangrantes, sufriendo… se me hace un nudo. Hace más bien poco, vi una foto de una mascota exactamente igual a la mía siendo torturado, la sensación fue indescriptible, aún me estremece las choquezuelas el pensarlo.

Para esas almas cándidas (y con cándidas me refiero a los parásitos anales):

Si te tengo en mi facebook es porque tengo más o menos afinidad y relación contigo, no me tienes que concienciar de nada, sé de sobra lo que hay. Aunque me gusten los animales, seguiré comiendo carne, porque está en mi naturaleza, corre, dile a un lobo que deje a la liebre tranquilita, a ver si te hace caso.

Cierto es que el ser humano es racional (bueno, hay casos y casos), y yo de verdad que respeto a los vegetarianos, veganos, ovolácteos y lo que sea, Lo juro. También creo que no sólo los carnívoros son los únicos desinformados. Sin decir si me parece bien o mal os pongo unos ejemplos extraídos de revistas y libros de ciencia.

Uno, la ganadería ecológica emite más metano que la normal, parece de broma pero de verdad, las vacas emiten una enorme cantidad de gases con sus ventosidades, y las de este tipo más, por su alimentación y por su mayor tiempo de vida. 

Otro, en el cultivo de plantas, elaboración de complementos vitaminicos, y demás; se contamina bastante, sea por pesticidas, embalajes o producción.

Y el plástico y derivados. A ver. No me creo que absolutamente toda vuestra ropa, calzado, muebles, iPhones, ordenadores, gafas, joyería y bisutería, y demás complementos sean de origen casto y puro. Si hay alguno que cumpla todo esto, que me avise y le pediré disculpas.

Puedo respetar cualquier creencia, pero la frivolidad me crispa los nervios. Yo seguiré cuidando a mis animales, ayudando a quien pueda, comiendo mis filetes y borrando de mi facebook al que me revuelva el estómago.

 

Permalink Dejar un comentario

« Previous page · Next page »