Cuesta abajo y sin frenos

10/02/2016 at 12:14 am (Pensamientos)

¿Qué ocurre cuando vas demasiado deprisa? Que si hay un obstáculo nos tropezamos con él, y no hablemos ya de si es un barranco… ahí ya te puedes despedir.

Cuando te apresuras en llegar a tu meta, no disfrutas del camino. ¿Cuántas veces has pasado por un sitio y de repente ves un establecimiento que no sabías que estaba ahí? Entras y preguntas si el sitio es nuevo y te dicen que lleva años en el mismo lugar. Y aunque te encante, como no tienes tiempo, pues no te entretienes y cuando decides volver ya han cerrado. Ya es tarde. Y entonces te das cuenta de que si hubieras sido más observador, la cosa hubiera sido diferente.

De vez en cuando nos debemos un momento para respirar, pensar y mirar a nuestro alrededor. A disfrutar el camino, incluso a aprender cada grieta y resalto, para no darnos golpes innecesarios. Y así cuando lleguemos tendremos algo que contar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: