Take away

07/02/2016 at 5:20 pm (Pensamientos)

Estamos muy acostumbrados a la comida para llevar, que suele ser más o menos lo mismo, sin un menú extenso. Así que a veces alguien cocina y nos propone sabores nuevos, y nos pasa como a los niños; nos da la rabieta, decimos que no nos gusta sin haberlo probado. Quizá sea por su olor o apariencia, o más bien porque nos asusta la novedad.

Deberíamos estar ávidos de conocimiento y experiencia, pero estamos tan acostumbrados a nuestro espacio de confort, que si rozamos la línea, nos bloqueamos y tropezamos con ella, haciendo el idiota. O nos quedamos haciendo equilibrios encima y nos volvemos locos.

¿Cómo puedes ser feliz si no dejas de compadecerte?

También puedes hacer tu propio menú. Pedir lo que necesitas, que para eso lo necesitas, ¿no?. Porque es muy bonito hacer por los demás, pero destructivo cuando empiezas a perderte a ti mismo. Tener expectativas, conocerse y quererse, no es malo. El problema es que lo solemos confundir, y por no parecer egoístas salimos perjudicados.

Porque si algo no encaja con lo que buscamos, nos sentimos mal, y a veces lo aceptamos en detrimento de nuestra realización.

Pero sea lo que sea que estemos buscando, existe, hemos de pensar eso al menos. Para seguir, para no conformarnos y crecer. Qué irónico que sea un clásico tener miedo a lo nuevo, ¿verdad?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: