Bufanda de palabras

02/02/2016 at 11:31 pm (Pensamientos)

En teoría una bufanda tiene que ser algo que usamos para sentirnos calentitos y cómodos. Pero si la bufanda es muy gruesa nos sirve para cubrirnos la cara; y a veces no sabemos hasta dónde taparnos y nos obstruimos boca y nariz, cortando nuestra respiración. Nos agobiamos, sentimos excesivo calor y no podemos respirar.

Pues eso pasa con las palabras que no decimos. Se acumulan y aburruñan, y no hay manera de desenredarlas. Preferimos respirar a través de ellas aunque se nos metan las pelusas en la garganta y nos hagan toser.

A veces nos sube la temperatura y es que no hemos advertido que llega el buen tiempo, sin esos aires de primavera que provocan alergias. Que únicamente es cuestión de respirar para seguir vivos, que ha de volver a ser algo natural, involuntario y automático. Si todo este tiempo has vivido y te centras en tu respiración te puede llegar a obsesionar si va despacio o demasiado deprisa.

No dejes que las palabras se atenacen en tu garganta y te ahoguen. Simplemente respira y vive. Que si tienes asma, ya te recetarán medicamentos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: